La leche y la lactancia en cachorros recién nacidos

La lactancia en cachorros es uno de los procesos más importantes para que en el futuro estos tengan un desarrollo optimo y cuenten con excelente salud.

Por lo general, cuando acaban de nacer,  los cachorros se dirigen espontáneamente hacia la mama para succionar el calostro.

Algunos días más tarde, la secreción láctea de la madre debería cubrir la totalidad de sus necesidades hasta el destete.

Dado el caso, el criador debe estar dispuesto a remediar la insuficiencia de su perra con leche maternizada adaptada para los cachorros.

El calostro y la lactancia en cachorros

Durante las dos o tres primeras semanas de vida, los recién nacidos tienen la particularidad de tener un sistema inmunitario apto para funcionar, pero que todavía es incapaz de producir anticuerpos. Por este motivo, no pueden defenderse solos contra las agresiones microbianas externas.

Durante todo ese primer periodo de lactancia de los cachorros, la madre suplirá dicha incapacidad transfiriendo al cachorro una parte de sus defensas.

A esto se le denomina “inmunidad pasiva”. La manera en la que madre transmite estos anticuerpos difiere en función de las especies.

En algunas de ellas, especialmente los primates (como el hombre) y los roedores, el traspaso de anticuerpos de la madre a sus pequeños se hace principalmente durante la gestación.

La placenta, el órgano que hace posible el intercambio entre la madre y sus fetos, permite la trasferencia de dichos elementos.

lactancia en cachorros
lactancia en cachorros

Al nacer, el pequeño ya cuenta con el 5% al 10%  de sus defensas inmunitarias

En el perro y el gato, la placentación es diferente, el traspaso durante la gestación es limitado, por lo menos del 5% de las defensas necesarias para el cachorro están presentes en su sangre en el momento del nacimiento.

El calostro de la madre es lo que proporcionará las defensas inmunitarias al recién nacido. El calostro es el producto secretado por las glándulas mamarias durante los días que surgen al parto.

Es muy rico en anticuerpos, también llamados inmunoglobulinas. Como es lógico, la madre sólo puede transmitir los anticuerpos que ella misma posee.

Por tanto, proporciona a sus cachorros una protección contra los gérmenes de su entorno y frente a las enfermedades que ha contraído anteriormente o a aquellas contra las que ha sido vacunada regularmente.

Po esa razón, el estado vacunal de la hembra debe estar actualizado en el momento de la puesta en reproducción.

Absorción de los anticuerpos por parte del cachorro

Los anticuerpos son proteínas y, por tanto, en teoría, son susceptibles de ser digeridas y, consecuentemente, destruidas a lo largo del tránsito intestinal.

Pero, en el cachorro, se da un fenómeno particular denominado “permeabilidad intestinal”:

durante las ocho horas siguientes al nacimiento, la proporción de enzimas intestinales, llamadas enterocitos, permiten que las inmunoglobulinas pasen directamente a la circulación sanguínea.

Después, este fenómeno cesa y los anticuerpos absorbidos ya sólo tienen una función de protección local del aparato digestivo en el que son digeridos.

El paso de las inmunoglobulinas sería posible entre las primeras 12 y 24 horas de vida, dependiendo de los estudios y de los autores que lo describen.

Sustitución del calostro

¿En qué casos?

El calostro desempeña varias funciones: permite alimentar al cachorro durante los dos primeros días de vida al igual que la leche, pero aquel, además, permite la transferencia de una inmunidad  sistémica cuando se ingiere entre las 8 y las 12 primeras horas de vida.

Las situaciones de déficit de transferencia de la inmunidad pasiva materna son clásicamente:

  • Cachorros huérfanos.
  • Cachorros rechazados por su madre.
  • Nacidos en una camada grande que han tenido poco acceso a las mamas.
  • Los cachorros que han nacido demasiado pequeños o demasiado débiles, incapaces de tener un acceso correcto a la mama y una succión eficaz.
  • Los cachorros cuya madre no ha tenido la subida de leche.

En todos los casos, no sólo hay que alimentar al cachorro administrándole una leche de sustitución, sino que también es necesario asegurarle una transferencia de la inmunidad.

¿Por qué reemplazar el calostro?

Las enfermedades infecciosas son una de las primeras causas de morbilidad y de mortalidad del cachorro.

Los recién nacidos que no hayan ingerido el calostro de un modo eficaz serán particularmente sensibles desde su nacimiento hasta que cumplan 6 semanas. Es muy habitual que sucumban a una infección contra la que no pueden defenderse.

¿Cómo reemplazarlo?

En algunas especies, se comercializan calostros de sustitución procedentes de la propia especie. Para el perro no existe este tipo de sustituto.

Difícilmente, el calostro de un ejemplar canino podrá ser remplazado por el calostro  de otro animal.

Frecuentemente, se utiliza el calostro del ganado, pero no sirve, porque no contiene inmunoglobulinas suficientes para un perro.

Por consiguiente, para remplazar el calostro de los cachorros de menos de un día, existen varias soluciones posibles. Pasadas 24 horas, es demasiado tarde para proporcionar una protección general por vía oral al cachorro.

Utilización del calostro que, previamente, se ha extraído de una hembra del criadero y se ha congelado

La extracción se efectúa apretando suavemente las mamas de una hembra sana del criadero que acabe de parir una camada poca numerosa.

Se recogerá directamente el calostro en tubitos estériles y se congelará.

Puede conservarse durante entre 12 y 18 meses. Se debe descongelar a baño María, evitando el uso del microondas, que destruiría los anticuerpos.

Se utilizan uno o más biberones de este calostro en vez de los de leche de sustitución.

Esto proporciona al cachorro una protección satisfactoria y aumenta sus posibilidades de sobrevivir.

Esta técnica, que puede parecer sorprendente, es de grandísima ayuda para los criadores previsores.

Utilización de suero de un animal del criadero

La administración de suero por vía oral o mediante inyección es eficaz para asegurar un sustituto calostral. El veterinario debe extraer sangre a un animal del criadero, preferentemente durante los 15 días siguientes a la inyección de las vacunas.

A continuación , de la manera más estéril posible, separará los glóbulos rojos del suero que contiene los anticuerpos y se lo administrará al cachorro recién nacido lo antes posible. La vía inyectable puede llevarse a cabo más tardíamente que la vía oral.

Tras las primeras 24 horas de vida, ya no es útil darle un sustituto calostral y, a partir de ese momento, la leche maternizada de sustitución cubre la totalidad de las necesidades del cachorro.

La lactancia en cachorros de manera natural

En unos días, el calostro sufre modificaciones y se convierte en una leche cuya composición depende del tamaño de la raza, de las aptitudes genéticas individuales y de la mama en cuestión.

La lactancia en cachorros, dura por término medio unas seis semanas tras el parto, con un pico de producción máxima hacia la tercera semana.

Este periodo debe considerarse como el más agotador y exigente del ciclo sexual de la perra.

En las semanas siguientes, la producción láctea decrece y los cachorros comienzan a interesarse espontáneamente por el alimento solido.

Este período marca el inicio de un destete progresivo que culminará hacia la sexta y séptima semana, cuando los cachorros reemplacen definitivamente la leche por el alimento de crecimiento.

El 99% de los médicos afirman que la mayoría de los cachorros (un 80% o más) pierde la vida durante el tiempo que dura la lactancia.

Pero, en Calibulls tenemos un método que ha ayudado a miles de personas a salvar la vida de sus cachorros durante este periodo tan importante en sus vidas.  En nuestro curso encontrarás la solución de manera teórica y práctica, sólo da click aquí

La leche maternizada de sustitución, para lactancia en cachorros

Si los cachorros son huérfanos, si son demasiado numerosos o si la leche materna no se puede consumir, puede ser necesario administrar una leche de sustitución.

De igual manera, cuando los cachorros no cogen peso durante dos días consecutivos y no se confirma ningún trastorno patológico, es posible que la alimentación materna sea insuficiente y que los cachorros no estén recibiendo bastante leche para asegurar su crecimiento.

En estos casos, complementar la alimentación materna con biberones , por medio del sondeo o cualquier método artificial de leche de sustitución, constituye una solución interesante para que el conjunto de los cachorros de la camada llegue  al destete.

Se aconseja proporcionar una leche maternizada de sustitución (ya sea, de una marca comercial o alguna receta casera)  a toda la camada antes de separar a uno o varios cachorros para alimentarles exclusivamente con esta leche.

También, es sumamente importante  que sepas las cantidades exactas de alimento que necesitan los cachorros dependiendo su edad, tamaño y estado físico.

En CaliBulls, contamos con una receta casera, la cual a dado excelentes resultados, salvando la vida de centenas de cachorros durante más de 20 de experiencia.

Además, creamos una tabla de alimentación donde podrás conocer la cantidad exacta de alimento que tus cachorros necesitan, en tiempo y forma.  Adquiere nuestro pack “Como Alimentar Cachorros Recién Nacidos” ahora y salva la vida de tus pequeños, sólo da click aquí. 

CaliBulls y la lactancia en cachorros

En CaliBulls, hemos creado una serie de cursos especializados donde aprenderás todo sobre el proceso de lactancia en cachorros y como llevarlo a cabo de manera correcta.

Aquí encontrarás todo lo relacionado con el proceso de lactancia, da click aquí. 

Aquí encontrarás todo sobre la receta de la leche que pondrá a salvo a tus cachorros y la tabla de alimentación que te especifica como alimentarlos correctamente, da click aquí.