REFUERZO EN SISTEMA INMUNOLOGICO EN CACHORROS

Refuerzo del Sistema Inmunológico en cachorros

Reforzar el sistema inmunológico en cachorros, ayuda a lograr que estos se desarrollen en forma saludable. Asimismo, que desarrollen resistencia suficiente a las enfermedades propias de su especie.

Esto es especialmente importante cuando se trata de cachorros que, por cualesquier causas, no serán nunca alimentados por la madre.

Sistema inmunológico en cachorros
neo-natos

La leche materna contiene el calostro, vital para el sistema inmunológico en cachorros
La leche materna contiene el calostro, vital para el sistema inmunológico en cachorros.

La leche materna contiene el calostro, rico en anticuerpos. Este es fundamental para el adecuado desarrollo del sistema inmunológico en cachorros.

Generalmente, los cachorros al momento de nacer cuentan solamente con entre el 5% y el 10% del requerimiento de anticuerpos.

Al consumir la leche materna, conteniendo calostro rico en anticuerpos, el sistema inmunológico en cachorros comienza a desarrollarse naturalmente.

Dentro de las primeras 8 a 24 horas de vida, al digerir el calostro los cachorros obtendrán el 100% de los anticuerpos necesarios.

Dentro de las primeras 48 horas, el consumo continuado de leche materna permite mantener el sistema inmunológico en cachorros en niveles elevados.

Si la madre no amamantará a los cachorros

Si una hembra, por cualquier razón, no alimentará a la camada, resulta de importancia primordial reforzar artificialmente el sistema inmunológico en cachorros de su camada.

Esto debe hacerse desde el primer día de vida de los cachorritos.

Recordemos que digerir el calostro de la leche materna es el medio natural por el que se desarrolla el sistema inmunológico en cachorros. Por tanto, si no hay aporte de calostro, es crucial iniciar el refuerzo dentro de las 8 horas luego de su nacimiento; idealmente, desde su primera comida.

Esto se logra administrando inmuno-estimulantes junto con el alimento. Debe hacerse desde la primera comida de la camada y las subsecuentes dentro de las primeras 48 horas de vida.

Administrando inmuno-estimulantes vía subcutánea.
Luego de 48 horas del nacimiento de los cachorros, se sigue administrando el inmuno-estimulante mediante el uso de inyecciones subcutáneas.

Luego de 2 días (48 horas), los cachorritos ya no asimilarán los inmuno-estimulantes a través de su sistema digestivo.

Sin embargo, puede continuarse el refuerzo del sistema inmunológico en cachorros administrando los mismos productos pero ahora inyectándolos.

Cabe aclarar que se debe inyectar el inmuno-estimulante en forma subcutánea. Normalmente, en los frascos del producto se incluyen instrucciones para su uso correcto.

Las dosis adecuadas dependerán del peso corporal de cada uno de los animalitos.

Por otro lado, se recomienda continuar con la administración de los inmuno-estimulantes hasta los 25 o 27 días de edad de la camada.

Luego se suspenden las inyecciones hasta que la camada cumpla sus primeros 30 días de vida. En ese momento, se debe iniciar la aplicación del cuadro de vacunación normal.

En este sentido, la recomendación es utilizar siempre vacunas de primer nivel. Una gran variedad de estas se puede encontrar comercialmente.

Aquí unos vídeos complementarios, en los que les mostramos como y cuanto es necesario que nuestros cachorros coman leche de la madre, ademas de mostrar cuantos mililitros de leche materna son necesarios por cachorro, el calostro en la leche de la madre es vital para nuestros cachorros: 

Alternativa para reforzar el sistema inmunológico en cachorros

En el caso de que, desde el primer día, no sea posible que la madre amamante a su camada, puede hacerse lo siguiente:

  1. Pedir al médico veterinario que extraiga varios tubos de sangre de la madre, o de algún otro ejemplar del que se tenga la seguridad que está perfectamente sano.
  2. Centrifugar los tubos para obtener las plaquetas.
  3. Preparar varias jeringuillas con 1 ml. de la sangre centrifugada en cada una de ellas.
  4. Congelar las jeringuillas, excepto una (que será administrada con la primera comida).
  5. Ir descongelando las jeringuillas conforme se requieren en cada comida durante los primeros dos días.

Es muy importante manipular el suero extraído de la sangre con mucho cuidado y mantenerlo congelado, pues es sumamente delicado y puede descomponerse muy rápidamente.

Cabe aclarar que no es suficiente con refrigerar las jeringuillas, pues el suero se puede conservar con máximo de 24 horas. Es decir, es indispensable mantenerlas congeladas para garantizar que serán útiles por al menos 48 horas (2 días).

Volver al comienzo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 2,50 de 5)
Loading...