Gestación en Hembra de Bulldog Inglés y Bulldog Francés

PROCESO DE GESTACIÓN 

El Bulldog (inglés y francés), es una raza de perros en la que el hombre ha intervenido bastante en todo sentido. En esta ocasión, te hablaremos de como interviene durante su proceso de gestación, esto porque, el bulldog  (inglés y francés) es una raza que, en su mayoría de veces no puede llegar a reproducirse por sí sola. Debido a esto,  los criadores y médicos veterinarios tienen que intervenir para que los ejemplares de dicha raza se puedan reproducir, utilizando la mayor parte de las veces una técnica llamada: Inseminación Artificial (IA).

bulldog-en-el-veterinario-2

La Inseminación Artificial  puede ser trasnvaginal, también puede ser practicada por endoscopia y la misma técnica por intervención quirúrgica (técnica en la que la hembra se tiene que someter a ser anestesiada, siendo una cirugía mayor).

Una vez que  se haya decidido comenzar con el proceso de gestación, podrá ser manipulado el aparato reproductor (útero)  de nuestra hembra de bulldog (inglés y francés), para que allí se deposite el semen del candidato que ha sido  elegido para ser el futuro padre de los cachorros. Esta última técnica se llega a emplear con mayor frecuencia cuando se presentan problemas recurrentes, ya que, las hembras bulldog (inglés y francés) presentan dificultades para quedar gestantes.

Usando cualquiera de estas técnicas podrá haber mayor certeza de que comience el proceso de gestación, sólo que ninguna hembra estará exenta de no quedar gestante. Se tiene que estar pendiente de la gestación en todo momento, si no, podrían presentarse problemas citológicos que no toda persona tiene la habilidad de percibir.

Es por ello que las personas que recién se aventuren para iniciar en esto de la reproducción del bulldog (inglés y francés), tienen que acercarse a un criador con experiencia o a un médico especialista en la raza, sobre todo en hembras gestantes, debido a que , tener experiencia  podrá ayudar a prevenir problemas de salud y malformaciones físicas e internas en los órganos de los cachorros, a la hora de nacer.

El parto es algo muy natural para la mayoría de las razas, pero no para el bulldog (inglés y francés). Cuando la hora de dar a luz está por llegar, se tiene que estar muy atento, porque esta raza tiende a no presentar signos cuando la gestación ha llegado a su término.

Por otra parte, será necesario practicar  la técnica del chequeo de temperatura corporal. En otras razas empleando esta técnica, se puede llegar a predecir el parto con mayor certeza, esto debido a que la  temperatura tiende a bajar horas antes del parto. Siendo el bulldog (inglés y francés) una raza en la que el hombre ha intervenido demasiado, la mayoría de las hembras embarazadas tienen que ser aliviadas por un MVZ, practicando una cirugía llamada cesaría para traer a los cachorros a la vida.

veterinario-y-perra-embarazada-2



Si hemos decidido que ya es tiempo de que nuestra hembra pueda procrear su primera camada, tenemos que estar muy bien informados sobre todos de los pros y los contras que este tipo de prácticas podrían acarrear. Debemos estar preparados económicamente,  ya que, desde que se inicie con los primeros estudios para tratar de tener más certeza de una posible gestación a la hora de inseminar, comenzarán los gastos. Estos gastos serán  los primeros de varios que tendrán presencia durante todo el proceso de gestación y de crianza. El primer gasto será para la preparación de la hembra meses antes de la llegada de su segundo celo.

También, serán necesarios estudios previos para tratar de determinar el momento más óptimo para la inseminación, por medio de ello el médico o el criador podría calcular el momento más óptimo y cercano de su ovulación.

La inseminación, puede generar un costo diferente según el tipo de proceso que se vaya a emplear, por lo regular son tres los que se podrían emplear:

  • Inseminación Artificial Intravaginal.
  • Inseminación Artificial por Endoscopia ( una de las más costosa)
  • Inseminación Artificial Intrauterina practicada por Intervención Quirúrgica (más común y efectiva)

Las tres tienen el mismo objetivo, sólo que las últimas dos tienden a ser mucho más efectivas, sobre todo, cuando ya antes hemos tenido dificultades para que los ejemplares tengan éxito en su reproducción. La cantidad de inseminaciones puede variar, se puede tener un rango de una semana entre la primera y la última inseminación, es por ello que no se debe claudicar al hacer una programación de este tipo.

Seguido de la inseminación, será hora de tener en las más óptimas condiciones a nuestra candidata para madre, es decir: se tiene que estar pendiente de la manutención y cuidados que está demandará para tratar de que a su llegada, la camada (fruto resultante) de una inseminación artificial, tenga las condiciones más saludables posibles, para evitar lo más que podamos complicaciones con la futura crianza.

Seguido de la gestación vendrá la programación de la cesaría para recibir a los bebés caninos. Si se ha practicado solo una inseminación y no tres como suele hacerse, será más fácil la programación, pero en caso de que se hayan practicado 3 inseminaciones, tenemos que estar muy seguros de que el médico que atenderá la programación de la cesaría tenga muy buena experiencia con la raza, esto porque, si se da una mala programación, podríamos poner en riesgo a nuestra futura camada.

Si no se hacen las cosas de la manera correcta, podríamos perder a nuestros nuevos bebés.

Si llegasen a nacer, por ejemplo: los cachorros con la primera monta y en realidad le pudo haber tocado que nacieran con la última, seguro esta camada perderá la vida. El adelantar un parto por tres días, en realidad para los cachorros es demasiado y se les enviaría a una muerte segura.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4.00 de 5)
Cargando…